Herramienta gestion órganos de Gobierno | herramienta gestion Consejos | Gobertia

Vértigo digital en los Consejos

Con la continua catarata de noticias sobre la llegada de un “apocalipsis tecnológico” que amenaza los modelos de negocio y los mercados de nuestras empresas, se corre el peligro de sufrir una parálisis o una huida mental hacia un inexistente paraíso económico-social que estaría supuestamente aislado de la tecnología digital.

Pero eso es una utopía. El presidente de Telefónica José María Álvarez Pallete lo explicaba con mucha claridad hace unas semanas en los micrófonos de la SER: “la tecnología ya está aquí: en los próximos tres años los avances en el reconocimiento de voz y de imágenes y en los algoritmos que aprenden solos, van a tener un impacto, en todo lo que hacemos, fundamental”.

Tenemos que afrontar el reto de mantenernos informados como consejeros y directivos, aprendiendo a separar la “ciencia ficción” en la que tan a menudo caen muchas noticias condicionadas por la necesidad de los medios de atraer lectores y “clicks” con titulares distorsionados, y logremos distinguir entre toda esa “bruma” la realidad tecnológica que está ya ante nuestras puertas.

NIMI Not In My Industry

La amenaza de disrupción, de un cambio radical en nuestras industrias, provocado por el uso de tecnologías emergentes en un marco globalizado, está a la vuelta de la esquina. Pero no siempre somos conscientes de ello. Se ha identificado el “Síndrome NIMI” que atenaza a consejeros y directivos: “No en mi Industria”, porque es imposible que, dado “nuestro dominio del mercado y las patentes de nuestros productos”, pueda haber alguien que nos pueda superar. Así lo pensaban en Kodak. O en los fabricantes de teléfonos móviles Nokia o Motorola. O eso creían los directivos de la empresa de los smartphones de la marca Blackberry. ¿Nos acordamos de lo que era Yahoo?. Mucho antes incluso de todo eso, la humanidad ya había asistido a una disrupción tecnológica digital: la del Pony Express con el telégrafo.

Es muy ilustrativa una figura de la consultora IDG con el título “Not In My Industry (NIMI) Syndrome” que representa más de 40 sectores industriales y de servicios, cada uno de ellos con no menos de 15 empresas disruptivas que en estos mismos momentos ya están trabajando para comerse esos respectivos mercados. Se puede encontrar NIMI fácilmente en Internet buscando con esas palabras clave.

Información fiable en los tiempos del Smartphone

Los teléfonos móviles inteligentes, que desde hace unos pocos años llevamos “todos” nosotros encima, han cambiado la forma de comunicación interpersonal y el acceso a la información. Salvo excepciones, justificadas en casos de seguridad nacional o de espionaje industrial, la mayoría de los adultos en España tenemos conexión permanente a sistemas de mensajería (Whatsapp, Telegram), acceso a webs, fotos y videos, y en algunos casos también a redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook e Instagram. Si a todo esto añadimos el correo electrónico profesional y personal o el uso de aplicaciones de gestión empresarial desde el móvil (ERPs, CRMs, Sistemas de Gestión Documental), el riesgo de “aturdimiento informativo” es grande.

¿Cómo establecer un sistema de vigilancia tecnológica para mantener a consejeros y directivos informados sobre las tecnologías que pueden cambiar radicalmente nuestros mercados y empresas?

La primera condición es mantener siempre una actitud curiosa, requisito imprescindible para aprender algo. Y a partir de ahí cada grupo de directivos o consejeros que comparten algo en común, como es una misión, visión y valores en una empresa, pueden optar por crear un grupo específico de “Seguimiento de innovación y tecnología digital”.

La segunda condición es aceptar que el futuro esperado para la empresa o entidad no es una simple extrapolación del presente o con ligeras modificaciones del escenario tendencial y por ello se requiere el liderazgo para crear nuevas áreas donde estén presentes esos cambios tecnológicos o nuevos procesos que los aprovechen.

Y finalmente, establecer un sistema de ordenación de la actualidad tecnológica, a modo de radar en función de cómo va a afectar a la compañía, a un nivel de comprensión general de todo el grupo de directivos y consejeros de la empresa.

Herramientas para dar forma a estos grupos hay muchas, más o menos sofisticadas. Recomiendo empezar con alguna sencilla cuyo manejo dominen, con ordenador y con el móvil, todos los miembros del grupo: puede ser incluso, inicialmente, un grupo en una app de mensajería (Whatsapp, Telegram). Pero nunca hacerlo con una conversación por email, entorno que se ha convertido en algo inmanejable para una “conversación” eficiente entre varias personas.

Lo importante es que lo mantengan personas de dentro del grupo, que comprendan los objetivos comunes y hablen un lenguaje asequible. No se trata de “saber mucho” o de demostrar los detalles avanzados de una tecnología. Se trata de seleccionar y ordenar en función de en qué debemos fijarnos y cuándo va a tener un impacto en nuestra empresa.

No estamos hablando únicamente de acercarnos a un modelo de los “los consejos del futuro” como nos contaba hace unos meses José Carlos Pla – Presidente del Consejo Asesor de Gobertia, se trata ya de un presente “cada vez más presente”. Las soluciones de Gobertia permiten la digitalización del Consejo y facilitan el cumplimiento de la normativa de Buen Gobierno Corporativo en un entorno de máxima seguridad.

Y para una “comunicación informal” animo desde estas líneas a poner en marcha esos “grupos de seguimiento de innovación y tecnología” colaborativos, transversales entre sectores y funciones, en los que directivos y consejeros encontraran “inputs” y “outputs” relevantes para su empresa. ¡Suerte!

Por.- Adolfo Montalvo –  @adomon

 

Gobertia

Contacta con Gobertia

Dejar un comentario