Los pilares del Buen Gobierno Corporativo

Por: Mario Alonso – Presidente de AUREN y Socio de Gobertia España

 

TRANSPARENCIA, EFICIENCIA, RESPONSABILIDAD Y TECNOLOGÍA

La gestión y buen gobierno se han convertido en elementos que más preocupan y ocupan a las instituciones en los tiempos actuales.

Códigos, libros blancos y recomendaciones son ahora la guía de obligatorio cumplimiento, siendo la  práctica que los distintos sectores  han expandido a nivel mundial.

Algunos de los elementos fundamentales que caracterizan y condicionan dicha  gestión son la transparencia; la eficiencia; y la responsabilidad; y, sobrevolando todos ellos, la tecnología.

 

  1. Transparencia para generar confianza

La transparencia es el principal motor para generar confianza. Las empresas han de ser transparentes en su gestión y en la información que transmiten.

De ahí la importancia creciente de la auditoría externa y el compliance, como instrumentos de control ex post, la primera, y ex ante, la segunda.

La auditoría externa valida las buenas prácticas financieras y es fundamental a la hora de prevenir o mitigar riesgos de las entidades.

El compliance es la base donde comienza a construirse la reputación de la empresa.

Ambos se revelan esenciales para garantizar la credibilidad de la información y acreditar el buen gobierno de la compañía ante todos los grupos de interés.

 

  1. Eficiencia como garantía de sostenibilidad

El mundo ha evolucionado hacia nuevos modelos de negocio en los que los procesos hacen que las empresas sean más eficientes. La política del low cost ha llegado quedarse y las organizaciones que no optimicen el uso de sus recursos, no podrán competir.

Las continuas mejoras deben abarcar todos los ámbitos de actuación de la empresa que debe estar preparada para reinventarse continuamente.

La digitalización de los procesos es la clave para prepararse para el futuro, para los siguiente cambios que van llegando continuamente.

Quien no lo haga no podrá existir en la siguiente fase.

Pero la digitalización no es sólo importante para los cambios que vendrán. Es una necesidad hoy.

Grandes, medianas y pequeñas empresas han de estar enfocadas a obtener la mayor productividad al haberse convertido en la “base de la supervivencia”.

 

  1. Responsabilidad de los consejeros

La responsabilidad de los administradores, directivos y gestores de instituciones y empresas, tanto en su vertiente civil, como penal y administrativa, ha aumentado en forma exponencial en los últimos años.

El deber de diligencia de un “ordenado empresario”, realizando sus deberes y demostrando implicación en el cumplimiento de sus funciones

El derecho y obligación de estar informados que son el soporte para el deber de supervisión

A ésta, hay que añadir la responsabilidad social, medida fundamental de la reputación de las empresas, y elemento esencial para mantenerse en el mercado.

 

  1. Tecnología como base de futuro

Por último, como elemento vertebrador de todo lo anterior, se sitúa la tecnología.

Las herramientas tecnológicas se han transformado en una pieza básica de la estrategia de las organizaciones.

Como comentaba anteriormente la digitalización facilita la eficiencia y la gestión de procesos.

La tecnología es también elemento fundamental para dar soporte a los consejeros en el cumplimiento de sus funciones: el derecho y deber de estar informados requiere herramientas que faciliten esta función y que garanticen que la organización les ha dado acceso en tiempo a la información relevante y precisa para poder aportar valor,

La tecnología es una herramienta fundamental para asegurar la responsabilidad de los máximos órganos de gestión  y el poder garantizar  la transparencia que hoy exigen el conjunto de los ciudadanos.

 

Descubre Gobertia

Gobertia 

Dejar un comentario