Buen Gobierno Corporativo | Gestion Órganos de Gobierno | Gobertia

Buen Gobierno garantía de un cambio seguro

Por: José Carlos Pla

 

Digitalización como motor del cambio

La última década ha supuesto una verdadera transformación para el mundo empresarial con un impacto en todos los ámbitos: estratégicos, tácticos y relacionales.

La digitalización ha sido el gran motor que ha impulsado este cambio, ha supuesto un cambio cultural en los equipos, en la comunicación interna y externa, y en la visión estratégica de las Compañías. Eficiencia, información y control han sido los grandes retos de este cambio; la capacidad de las empresas de tener ahorros productivos; gestionar de una forma más inteligente y efectiva los equipos; controlar las acciones y posibilidad de realizar análisis de actuación para buscar oportunidades de negocio; la capacidad de acceder a datos para tomar decisiones más precisas; transparencia de las acciones propias y de la competencia…

Los impactos son diversos y las Compañías analizan cómo la digitalización les puede ayudar. El impacto de la digitalización tiene distinto alcance para los diferentes tipos de Empresa. Uno de los sectores más intensamente afectado es el financiero donde la digitalización se ha convertido en una verdadera necesidad y un elemento indispensable de relación e interactuación con los clientes.

Buen Gobierno, garantía de un cambio seguro

La digitalización ha sido el motor, pero no la única causa que ha tenido gran impacto en la estructura y comportamiento empresarial. La crisis global sufrida, la caída de empresas con mayor o menor alcance, evidencian los fallos detectados en diversos aspectos del anterior sistema. Esta situación provocó la aparición de nuevas normativas y recomendaciones que afianzan el comportamiento profesional de las empresas y que mejoran la protección de los accionistas, empleados y a la estabilidad del sistema económico global y su sostenibilidad.

Los Órganos de Gestión, Consejos de Administración han elevado el nivel de obligaciones y de responsabilidades en el ámbito civil y penal. La ley exige más a los máximos dirigentes de la Compañía. Diligencia, dedicación, preparación y conocimiento del sector. Son los máximos responsables del éxito de las empresas.

Consejos de Administración exitosos

El éxito de un buen Consejo se traduce en dos vertientes:

Por un lado, un buen funcionamiento, eficiente y en el que las acciones de se puedan seguir para asegurar la base. Esta es la garantía de que se están poniendo los medios oportunos para que el órgano de máxima responsabilidad de la Empresa tenga el entorno oportuno para ejercer la labor de liderazgo. Contar con medios que faciliten estás labores influye directa y positivamente en el aspecto reputacional de la Compañía y por lo tanto en afianzar y elevar el fondo de comercio de la misma.

Por otro lado en la definición de una estrategia clara y sólida para la Compañía. Si bien las labores de control son imprescindibles para evitar riesgos, cada vez más se pide y se espera que los Órganos de Gobierno participen activamente en la estrategia de la Compañías. Para ello tienen que demostrar que poseen la experiencia y competencia oportunas. El sector financiero es sector donde esta exigencia y regulación ha llegado al más alto nivel. El Banco Central Europeo participa activamente en la decisión sobre la elección de los consejeros realizando una evaluación de las competencias, del tiempo de dedicación y validando el programa de formación permanente de los componentes del Consejo.

En este entorno, la composición de los Consejos ha evolucionado. Hace años los Consejos se encontraban muy vinculados a la propiedad, consejeros ejecutivos, y con escasa presencia de consejeros independientes. Ahora en los Consejos va cobrando peso el número de miembros independientes. Se hace por lo tanto imprescindible asegurar que estos consejeros independientes reciben todo el soporte necesario para poder ejercer sus responsabilidades y los propios consejeros demandan más del órgano de gobierno como garantía de su actuación y protección frente a la regulación.

La digitalización como aliado imprescindible para los Consejos exitosos

El entorno de los Consejos de Administración ha cambiado radicalmente. Frente a consejeros ejecutivos que manejaban toda la información e influían directamente en las decisiones, los consejeros independientes requieren herramientas precisas.

• Acceso a la información relevante de la Empresa: Desde el momento en el que se acepta el riesgo de liderar una Compañía el consejero tiene derecho a recibir toda la información de una forma precisa, ordenada y manejable. Los beneficios son mutuos, la Empresa asegura que su incorporación se produce de una forma rápida, sin fisuras y la aportación de valor se acelera.
El consejero gestiona mejor su tiempo, ahorra esfuerzos improductivos y dispone de los medios para demostrar el nivel de competencias por el que ha sido elegido.

• Información precisa y clara para preparar los Consejos: la eficiencia de los Consejos reside en una buena parte en una buena gestión de la agenda. Pero no sólo eso, todavía la mayor parte de las reuniones de los Consejos de Administración se centran en compartir información y en ejercer una labor de control. La responsabilidad de estos órganos es liderar la Compañía al máximo nivel, y para ello los tiempos informativos se deben reducir para dar paso al debate y a la decisión. Sólo si la información ha sido compartida de una forma clara, precisa, con la antelación oportuna, los consejeros podrán estar adecuadamente preparados para la reunión y la reunión se podrá centrar en elaborar planes estratégicos a medio y largo plazo.

• Entorno que provea seguridad. La información que se comparte antes del consejo, y después del consejo es altamente confidencial. Es imprescindible que todo el intercambio de información se realice en un entorno que garantice la máxima seguridad. Los métodos tradicionales y todavía muy extendidos (el mail) resultan más familiares a priori, pero tienen grandes fisuras y pueden provocar importantes riesgos.

• Entorno protegido: los consejeros tienen gran responsabilidad que alcanzan, como decíamos, los ámbitos civiles y penales. Pueden y deben exigir entornos que prueben la diligencia y buena fe de sus actuaciones, y pueden y deben exigir demostrar si la información necesaria, oportuna y veraz ha sido la que se ha puesto a su disposición.

• Creación de un entorno de trabajo: el hecho de que el número de miembros independientes vaya aumentando, hace necesario fomentar un espacio de colaboración entre ellos. En toda la organización empresarial (bottom-up), el trabajo en equipo ha sido la clave del éxito. En los Consejos de Administración de las empresas la existencia de un equipo que aúne visión y objetivos no es un plus, es la base de todo lo que se derivará de su actuación.

La digitalización apoya eficientemente todos los cambios y se convierte en garante del cumplimiento de gran parte de las regulaciones en torno al Gobierno Corporativo. Muchas de estas necesidades no pueden completarse en su totalidad sin las herramientas oportunas y sin una evolución de la forma de trabajo que, por otro lado, va acompasada con la propia evolución de las empresas y del entorno.

La digitalización añade procedimientos potentes para la preparación del Consejo, el buen desarrollo del mismo, la relación de sus miembros y apoya directamente toda la normativa existente ante el Buen Gobierno.

La digitalización de los Consejos para promover los “Consejos del futuro”

El Buen Gobierno ha estado en el punto de mira en España en los últimos años. Los cambios, las mejoras y los impactos son evidentes; pero todavía no hemos llegado al punto deseado.

Todavía, y si nos comparamos con nuestros países vecinos, el número de consejeros independientes es insuficiente, aunque en los últimos años ha subido de manera muy importante.

Todavía la presencia de la figura del consejero coordinador, para aquellas organizaciones que la requieren, es baja.

Todavía los debates estratégicos carecen del protagonismo deseable en las agendas, y se dedica demasiado tiempo a la información, haciendo que las reuniones de Consejo no sean tan productivas como lo que es deseable.

Falta incrementar la involucración de los consejeros con la empresa, proveerles de información para que puedan tomar parte activa en determinados aspectos relacionados con la gestión interna, como pueden ser los reemplazos del equipo directivo.

La digitalización es la clave para que los consejeros sean eficientes en su responsabilidad de liderazgo, para que la gestión del equipo y de las reuniones sean también eficientes y para poder establecer protocolos de actuación y relación entre ellos.

La digitalización de los Consejos es la clave para consolidar los cambios y las mejorar requeridas a futuro y desde Gobertia creemos y apoyamos este cambio.

Por: José Carlos Pla – Presidente del Consejo Asesor de Gobertia Global.