Herramienta gestion órganos de Gobierno | herramienta gestion Consejos | Gobertia

Liderazgo, organización y tecnología

El liderazgo dentro de la organización siempre ha sido uno de los elementos esenciales del management.

Mucho se ha escrito acerca del liderazgo y la manera de ejercerlo.

Lo que pretendemos en estas líneas es llamar la atención sobre la relación entre el liderazgo como requisito necesario que ha de encarnar  la Alta Dirección de una compañía  y la manera de ejercerlo.

 

Organizaciones horizontales

Las empresas más innovadoras son aquéllas  que han dejado atrás los modelos de organización jerarquizados caracterizados por un liderazgo piramidal y  han optado por organizaciones horizontales o en red que ponen el acento en incentivar tanto la participación de  todos los miembros de la organización en la marcha de la compañía y en la toma de decisiones, como la comunicación transversal entre todos los partícipes de la organización.

Hoy resulta evidente que la variabilidad del entorno, la irrupción de las nuevas tecnologías y su avance exponencial  exigen, para competir con éxito,  flexibilidad en las organizaciones y rapidez en la toma de decisiones, lo que resulta incompatible con estructuras organizativas muy jerarquizadas y piramidales

 

Entornos colaborativos y productividad

Los estudios sociológicos y psicológicos que llevara a cabo  Elton Mayo en la primera mitad del siglo XX  ya demostraron que  el aumento de la productividad de los empleados estaba ligado de manera esencial a que se les tomara en consideración.

Diferentes experimentos en relación a las condiciones de trabajo demostraron que más allá de los cambios abordados, lo que resultaba más motivador para los empleados era conocer que estaban siendo objeto de estudio y atención.

Los experimentos pusieron también de manifiesto que además de ser tenidos en consideración,  tener la posibilidad de escoger a los compañeros de trabajo para configurar un  grupo, y contar con la presencia de un jefe colaborativo y amable  eran incentivos reales para la mejora en el rendimiento de los trabajadores.

En resumidas cuentas los estudios de Mayo concluyeron que el incremento de la productividad estaba directamente ligado  a factores sociales como la existencia de relaciones satisfactorias  entre los miembros del grupoel ejercicio de un tipo de gobernanza  comprensiva del comportamiento humano, y ejercida mediante habilidades como la capacidad de motivar y comunicar.

Un siglo después, las conclusiones de Mayo y su equipo de investigadores se pueden poner en práctica gracias a los nuevos modelos de organización basados en  la flexibilidad, la coordinación y el uso adecuado de  las nuevas tecnologías, donde se obtiene de cada trabajador su máxima potencialidad.

 

Liderazgo

En este sentido el liderazgo que hoy requieren las organizaciones exige, más que actitudes de mando,  la capacidad de hacer partícipes a todos los empleados de que solo su compromiso con la misión, visión y valores de la empresa, hará posible conseguir tanto que la  misión fijada como objetivo sea un éxito, como  que la visión de la empresa en el futuro sea algo ilusionante para todos quienes intervienen en ella y los valores de la empresa sean encarnados por todos hasta configurar un cultura empresarial propia y exitosa.

El liderazgo requiere, pues, capacidad de comunicación e influencia en los miembros de la organización para que se convenzan de su valor para la empresa, así como capacidad de promover y fomentar su  participación.

Hoy, precisamente la implantación de nuevas tecnologías y el impulso de la digitalización en la empresa resulta tremendamente útil y eficaz para:

1º.- Compartir de manera ágil toda la información en un mismo entorno.

2º.- Facilitar la comunicación con los empleados, no sólo descendente desde la Alta dirección a los mandos intermedios y el resto de empleados, para lograr una rápida y eficaz  difusión de la misión, visión y          valores de la empresa, de los objetivos propuestos y proyectos aprobados, sino también ascendente, permitiendo a éstos últimos trasladar sus opiniones y expectativas a los puestos directivos y que éstos conozcan cómo llega a los mandos intermedios y resto de empleados su información y como es comprendida y priorizada por ellos.

3º.- Fomentar el uso de protocolos y procedimientos aprobados e incentivar su actualización y mejora continua.

 

Con ello se consiguen varios objetivos, pues al dar a todos los miembros de la organización la posibilidad de participar de algún modo en la gestión, se facilita:

  1. El reconocimiento de los líderes del grupo y  la posibilidad de aprovechar sus competencias y capacidades.
  2. La toma de decisiones compartidas.
  3. El proceso de mejora continua y la detección de errores, fallos o riesgos.
  4. El alcance de los objetivos propuestos con mayor rapidez y eficacia.
  5. Y, en fin, que los empleados se sienten reconocidos y sientan que sus opiniones son tenidas en cuenta, lo que aumenta su sentido de pertenencia a la organización y su productividad.

 

Contacta con Gobertia

Dejar un comentario