Entrevista a José Carlos Pla: Transformación del Sector Financiero y el Gobierno Corporativo

Entrevista a:  José Carlos Pla, presidente del Consejo Asesor de Gobertia Global

Buenos tardes  Carlos: Gracias por concedernos su tiempo y brindarnos esta entrevista.

¿Desde el punto de vista de la empresa privada en España considera que la misma necesita el marco estable que supone competir en un mercado único como el de la UE, o salirse del mismo podría facilitar –como defendieron los partidarios del Brexit- la competencia en un  mercado global?

No me quiero aventurar sobre qué pasará en el futuro con el Brexit. Si finalmente será un Brexit duro o blando, incluso que se pueda plantear finalmente otro referendum. Lo que es evidente es que  la incertidumbre no es buena y lo deseable es que cuanto antes estemos en ante un panorama de certezas.

Y en cuanto a la UE y su futuro. Tratar de armonizar las regulaciones fiscales en los países del euro y consolidar la moneda única, sería lo deseable y  a este respecto creo que el sistema bancario a  hecho muchos avances apreciables.

 

Precisamente, hablando de sistema bancario: Vivimos una década tras la crisis económica  iniciada con  la caída de Lehman Brothers y en España con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la quiebra de   las cajas de ahorro, en que la credibilidad de las entidades financieras está en cotas de confianza muy bajas ¿Qué deben hacer, según su criterio, las entidades para recuperar el prestigio y la confianza de depositantes e inversores?

Por una parte gran número de ellas han tenido que hacer un saneamiento financiero tremendo.

Hemos vivido un proceso de fusiones y absorciones que ha reducido muy significativamente el número de actores y todavía seguiremos viendo más, porque las exigencias del regulador son muy onerosas para entidades que no tienen ni músculo financiero suficiente ni estructura adecuada para abordar los cambios que exige la normativa que trata de inmunizar el sistema frente a nuevas crisis.

 

Parece evidente que como reacción frente a los abusos y excesos que originaron la crisis  ha habido un  endurecimiento de  las condiciones impuestas a las entidades financieras. ¿Cómo ve Vd. la adaptación de las mismas al nuevo entorno regulatorio? ¿Existe ahora una mayor  certidumbre sobre las reglas de juego en la actividad financiera?

En cuanto a la primera pregunta el mercado percibe el sistema financiero español de manera muy positiva tras haber superado la crisis. Sobre todo los inversores institucionales  y las agencias y analistas financieros.

En cuanto a la segunda, el hecho de que el BCE sea el supervisor a nivel europeo y las exigencias que impone en cuanto a requerimientos de solvencia y liquidez, modelos internos de riesgo o exigencias de acceso a los consejos de administración, por ejemplo,  ha dado mayor  seguridad y certidumbre al sistema.

 

¿Confía en que finalmente pueda llegarse a crear  un Fondo de Garantía de Depósitos Único europeo para toda la zona euro?  ¿Qué ventajas aportaría al sistema?

Si. El  reivindicado Fondo de Garantía de Depósitos Único es un pilar básico para completar la unión bancaria, que daría,  más allá de los estados soberanos, garantías a los depositantes.

 

En un entorno complicado, con los tipos interés en mínimos históricos, ¿qué modelos de negocio tienen sentido tanto para la banca como para los clientes?

Desde el punto de vista de la banca, solo tendrán éxito aquéllas entidades que por lo que se refiere a la generación de ingresos  aporten valor añadido, asesoramiento y productos más completos.

Desde el punto de vista de los costes, aquellas que consigan, como  hecho diferencial,  tener un bajo coste del riesgo del crédito (provisiones) y tener una estructura más eficaz, lo que en  todo caso la digitalización favorece tanto por la parte de los ingresos como de los costes.

Para los clientes, evidentemente aquéllas entidades que les ofrezcan mejores productos y servicios, con un asesoramiento personalizado serán las mejores.

 

Parece que, tras los abusos a que antes hacíamos mención, la protección del inversor es una prioridad en la regulación europea, la cual impone a las entidades financieras nuevos  requerimientos tanto en cuanto a los deberes de información, como a la adaptación de la oferta del producto o servicio a las   necesidades y características del cliente, como a  la gestión de  los conflictos de interés. ¿Cómo se están adaptando las entidades financieras a estas nuevas exigencias?

Teniendo en cuenta dos cuestiones claves, tanto el conocimiento financiero del inversor cómo  su nivel de aversión al riesgo y, en consecuencia con ello, ofertándole productos que satisfagan las expectativas del cliente, atendiendo precisamente a su tipología  según  esos parámetros.

 

Muchas de esas exigencias entran dentro de lo que los civilistas han llamado la buena fe contractual. ¿Se puede hablar hoy de un renacimiento de la ética en los negocios?

La ética siempre ha estado presente. No es una cosa nueva. Muchas entidades tenían códigos de conducta internos muy exigentes a éste respecto. Si es cierto que  se ha ganado en transparencia, que puede entenderse como un requerimiento ético.

 

La Sala  de lo Penal de nuestro  Tribunal Supremo en la primera sentencia que aplicó el sistema de responsabilidad de las personas jurídicas introducido en el Código Penal en  2010, habló –sorprendiendo a no pocos- de  “ética empresarial” más que cómo un “desiderátum” cómo un modo de comportamiento exigible a los órganos de administración de la persona jurídica. ¿Hasta qué punto se puede hablar de un comportamiento ético exigible? ¿No es la ética algo etéreo y que cada cual lo interpreta a su manera?

Insisto en que la Ética ha tenido reflejo en y modelos de comportamiento vinculados a ella, ya exigidos por los reglamentos internos de no pocas entidades. Así por ejemplo en relación a la regulación detallada de los conflictos de intereses. Quizás hoy se han generalizado más los reglamentos internos de conducta o códigos éticos con normas de éste tipo. Bienvenido sea.

 

Se habla de ética, control y transparencia en los negocios como la base de la buena gobernanza. ¿Ese modelo de comportamiento ético  tiene que ver con las mejores prácticas del gobierno corporativo?

Así es. Todas las entidades han de tener un doble objetivo.

Uno cuantitativo que es mirar por  su cuenta de resultados y en definitiva por sus accionistas, pero otro, igualmente importante, cualitativo: Qué es el aspecto reputacional. Velar por alcanzar ese prestigio reputacional  es muy importante, y alcanzarlo se convierte en una ventaja competitiva tremenda.

 

¿En este sentido como Presidente del Consejo asesor de Gobertia? ¿Qué aporta Gobertia al buen gobierno?

Yo diría que varias cosas:

Primero: Seguridad. Gobertia es una herramienta tecnológica que permite un acceso seguro a la información y asegura la confidencialidad.

Segundo: Eficiencia. Permite a los consejeros, muy especialmente a  la secretaria de los consejos manejar toda la información y documentación de manera eficaz;  mejorando la gestión de la documentación.

Tercero: Control. Facilitando a los consejeros la información y la toma de decisiones. 

Cuarto: Seguridad Jurídica, al permitir la trazabilidad de las decisiones.

Quinta:  Sencillez. Es una herramienta muy manejable, y

Sexta: Rigor. Ayudando a preparar a los consejeros las reuniones para poder cumplir responsablemente sus  funciones y evitar riesgos.

 

¿Se puede afirmar que Gobertia ayuda a ejercer el buen gobierno corporativo de manera eficaz y transparente?

A los consejeros se les exige cada vez más el ejercicio responsable de sus deberes lo que conlleva tener la formación idónea y la dedicación adecuada al cargo.

Hemos visto en los años de la crisis, cómo en muchas entidades muchos consejeros no reunían estas condiciones, ni formación, ni información. La tarea de gobierno era delegada en el consejo de dirección o dirección ejecutiva.

Sin embargo, hoy en día está claro que ser consejero de cualquier entidad conlleva una gran carga de responsabilidad, que exige tener la formación adecuada y contar con la información real, veraz y suficiente para tomar decisiones en un entorno que debe garantizar la seguridad y la confidencialidad evitando cualquier fuga de información.

En este sentido el reto de Gobertia, es precisamente ese: Ser un instrumento útil y seguro a los fines de que los consejeros cumplan sus funciones legales y estatutarias con la diligencia debida.

Muchísimas gracias don Carlos, un placer contar con sus opiniones y su experiencia, en un mundo tan cambiante qué corre tan rápido, siempre es conveniente contar con la experiencia de los sabios.

Sobre José Carlos Pla:

Licenciado en Económicas, censor jurado de cuentas y máster en Administración de Empresas (ESADE).

Ha desempeñado su carrera profesional ligado al BBVA siendo uno de los principales ejecutivos responsables de la expansión del citado banco en Latinoamérica, donde ha desempeñado las máximas funciones en sus filiales: consejero delegado de BBVA Continental (Perú), presidente ejecutivo de BBVA Provincial (Venezuela), vicepresidente de Banco Francés (Argentina) y consejero de BBVA Provida (Chile), el mayor fondo de pensiones en Latinoamérica.

Ha ocupado también la  presidencia del Consejo de Administración de BBVA Seguros. Ha sido presidente del Consejo de Administración de Cajasur y Catalunya Banc, nombrado por el FROB, miembro del consejo de administración de Iberdrola y profesor de Financiación de Comercio Internacional en la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE).

 

Contacta con Gobertia

Dejar un comentario